Serbia, Kosovo y la diplomacia de vacunas

El proceso de vacunación contra el COVID-19 es un gran desafío para los estados nacionales, y para sorpresa de muchos, Serbia se ha colocado a la cabeza en cuanto a la aplicación de vacunas en su región ¿Pero qué pasa con Kosovo, el “país-no país” que Serbia considera parte de su territorio?

Por: Emiliano Suarez Lo Schiavo

La República de Serbia tiene lazos históricos y culturales con la Federación de Rusia, por lo que ha recibido una gran cantidad de dosis provenientes del gigante eslavo. Pero Rusia no es el único Estado que le ha dado vacunas a Serbia, ya que también han llegado al país balcánico vacunas Sinopharm, Sinovac, AstraZeneca y Pfizer. Así, Serbia ha logrado colocarse a la cabeza en su región en base a una geopolítica astuta: negoció con todos y recibió de todos;si bien China y Rusia son los países que más lo han proveído

Tabla 1. Dosis administradas cada 100 personas. Fuente: ourworldindata

Con esta estrategia audaz Serbia logró posicionarse como referente en la región.De hecho, ciudadanos de países vecinos acuden a vacunarse sin costo alguno: bosnios, albaneses, croatas, montenegrinos y normacedonios decidieron cruzar la frontera para aplicarse la vacuna en Belgrado porque sus países de origen no disponían de dosis o, si las tenían, eran pocas y no tan variadas (Grubić, 2021). Serbia también decidió donar vacunas a uno de los países con los que limita, Bosnia & Herzegovina, país dividido en dos entidades: la Federación de Bosnia y Herzegovina (hogar de croatas y musulmanes) y la República Srpska (hogar de los serbios). De este modo, los antiguos enemigos en épocas de guerra (croatas y bosníacos) también recibieron vacunas de Serbia(Reuters, 2021).

Pero, ¿qué sucede con Kosovo?

Serbia lo considera parte de su territorio y la cuna histórica del pueblo serbio desde que el 28 de junio de 1389 (15 de junio en el calendario juliano) el Principado serbio se enfrentó en Kosovo Polje al Imperio Otomano. Si bien estos últimos vencieron y convirtieron al principado serbio en vasallo, el enfrentamiento es de gran importancia en el concepto serbio de tradición, historia e identidad nacional. Kosovo es muy importante para el pueblo serbio.

Hasta el Siglo XIV la población de etnia serbia era predominante[1], pero una vez que los otomanos tomaron el control en el año 1455 se dio un vuelco y la población de etnia albanesa fue creciendo en número hasta superar a los serbios, que en su mayoría huyeron a Serbia central.

Foto 1. Monasterio Gračanica (Kosovo). Patrimonio de la humanidad de la UNESCO. Fuente:Wikipedia.

La derrota del Imperio Otomano en la Primera Guerra Balcánica (1912-1913) implicó su retirada de gran parte de la región y permitió la formación de Albania como estado-nación para los habitantes de esa etnia; pero también significó que Serbia recuperara antiguos territorios (Kosovo y el norte de la Macedonia del Norte), por lo que una buena parte de la población de etnia albanesa quedó dentro de las fronteras serbias. En 1963, Kosovo se convirtió en “provincia autónoma”,y para 1974, la nueva constitución le concedió un gobierno autónomo dentro de Serbia, otorgándole su propia administración, asamblea y administración judicial. Este aumento en la autonomía de Kosovo en favor de los albaneses hizo crecer las tensiones étnicas,por lo que en 1989 se revocó; en 1991 se declaró una independencia –no reconocida-; y entre 1998 y 1999 tuvo lugar la Guerra de Kosovo. Hoy día, incuso luego de la guerra -cuando muchos albaneses huyeron a Albania, Alemania y Suiza,especialmente-, la población albanesa predomina y los serbios viven en enclaves al norte, en el límite con Serbia.

Foto 2. Composición étnica en 1998. Fuente: Wikipedia

Diez años luego de la guerra, en 2008, Kosovo declaró su independencia de forma unilateral,apoyado por Estados Unidos, Alemania y la mayoría de los países de la Unión Europea. De todas formas, el reconocimiento parcial lo coloca en una situación complicada, sobre todo cuando de vacunar a su población se trata.

Al tener una población de mayoría serbia, la región del norte de Kosovo funciona con estructuras políticas paralelas dependientes de Belgrado y no reconoce las de Pristina. El servicio médico allí lo provee un “gobierno extranjero” –el serbio- y, de hecho, la vacunación en el Norte de Kosovo comenzó antes que en el resto del país ya que el primer ministro kosovar, AlbinKurti, dejó en claro que “negociaciones con Serbia, de cualquier tipo, no son prioridad ahora”.(Kovačić, 2021).

Foto 3. Mural en Kosovska Mitrovica, Kosovo del Norte. En ruso “Kosovo es Serbia” y en serbio “Crimea es Rusia”. Fuente: standard.rs

Para los albaneses, que Serbia vacune en Kosovo viola la independencia, y dar vacunas a las autoridades serbias del norte es contrabando.No es así desde el punto de vista serbio, ya que considera a Kosovo parte de su territorio. Algunos argumentan que las vacunas se aplican por cuestiones étnicas, o que la vacunación sólo tiene un interés nacionalista. Lo cierto es que albaneses se han vacunado en Belgrado, y si Serbia sólo estuviese interesado en vacunar serbios o cualquiera otra nacionalidad, excluyendo a los albaneses, no hubiera permitido que ciudadanos de ese país fueran vacunados dentro de sus fronteras(KoSSev, 2021).

Es una cuestión humanitaria: Serbia estará en mejor condiciones cuando sus vecinos tengan un grado alto de inmunización, y viceversa. Claro que también es un triunfo geopolítico para el país llevar la delantera en la región y tener, incluso, un mayor porcentaje de vacunados que la gran mayoría de los países de la Unión Europea. Lo es también vacunar en Kosovo: el hecho de inmunizar kosovares sin importar su etnia es un triunfo y un gran gesto regional; aunque, por supuesto, para poder vacunar todo el territorio debería llegar a un acuerdo con el gobierno de la República de Kosovo, que es de mayoría albanesa, y este último no está interesado. De hecho, tampoco quiere recibir vacunas chinas porque el gigante asiático no los reconoce como un país independiente, así que se vacuna, de forma más lenta, con algunas dosis de Pfizer y del fondo COVAX que tardaron en llegar y atrasaron el proceso de vacunación que recién inició el 28 de marzo de este año.

Foto 2. Comparación del porcentaje de personas que han recibido aunque sea una dosis en Serbia y Kosovo. Fuente: ourworldindata.com

Parte de la clave de esta campaña de vacunación tan exitosa del gobierno serbio se debe a la geopolítica: mientras sus vecinos decidieron esperar a la Unión Europea, Serbia firmó acuerdos con Rusia, China y también con occidente. Y como si eso fuera poco, recientemente inició la producción local de vacunas chinas y rusas, lo que lo coloca como futuro proveedor en los Balcanes. Esto le permite recuperar prestigio político y afirmar su liderazgo regional. Por supuesto sería ingenuo pensar que la vacunación es sólo una cuestión humanitaria para Serbia (y para cualquier país), pero el hecho en sí –vacunar- lo es. La geopolítica y los gestos humanitarios maridan bien. Habrá que esperar para saber cómo prosigue la vacunación en la región y cuánto afectarán las nuevas cepas que circulan.



[1]De hecho, el primer registro escrito que contiene datos demográficos de la región que hoy es Metohija y el norte de la actual Albania, es del año 1330 y da cuenta detallada de la mayoría serbia (Grković, 2004).



Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s