Los medios visuales

Esa cámara existe por un motivo

El cine y la televisión son medios audiovisuales. Aún así, muchas películas y series se olvidan de la parte visual y abusan de la exposición verbal. Por suerte existen excepciones a la regla y Legion es una de ellas.

Póster de la tercera temporada de Legion. Fuente: FX Network

Por: Anita Cattorini

Desde los comienzos del cine y de los aparatos capaces de capturar imágenes en movimiento (como el cinematógrafo) a finales del siglo XIX, hasta la actualidad, donde se puede incluir una cámara que filme en casi cualquier objeto, las posibilidades de filmación han mutado y se han expandido a niveles impensados. Con los avances tecnológicos de hoy en día, pareciera que no hubiera límites en términos de lo que se puede rodar y cómo. Sin embargo, muchos productos solo recurren a estos avances para verse bien, en cuanto a calidad, y no para explorar las posibilidades narrativas que las mismas pueden brindar.

Hay una famosa técnica que surgió en la literatura pero que se aplica a cualquier forma narrativa: “Show, don’t tell” (“Mostrá, no cuentes”). Empleado a los medios audiovisuales, esta técnica se refiere, básicamente, a evitar la exposición y excesiva explicación de los sucesos que se dan en la historia mediante narración o en los diálogos de los personajes; y en cambio, recurrir a los gestos, acciones, los múltiples juegos de cámara (distintos ángulos, planos, etc.) y la edición (uso de los colores, posición de los cortes, manipulación del audio, etc.). Aunque en los últimos años se puede ver una inclinación en el mainstream en general de no buscar lo creativo e ir a lo seguro, en el cine se aplica mucho más esta regla que en la televisión.

¿A qué se debe esta tendencia? Un motivo muy fuerte que varios/as directores/as y creadores/as sostienen es que los/as productores/as, estudios y cadenas (que son los que al fin y al cabo ponen la plata) temen que el público no entienda, se pierda. Por eso, mejor contarles todo y llevarlos de la mano como si fueran un/a nene/a de 5 años. Si bien es cierto que ver series mientras se pispea el celular, reduciéndose la atención, es cada vez más común, si se subestima a los consumidores de esta forma se les está negando la oportunidad de disfrutar de productos más desafiantes e interesantes.

El enorme éxito de Dark, cuya narrativa -compleja, profunda y escueta en explicaciones- mantuvo en vilo por 3 años a todo el mundo es un claro ejemplo de que los televidentes están más que dispuestos a ver algo que no se les da “masticado”. Y si hablamos de programas que no toman como tontos a su audiencia, es necesario detenerse en Legion.

Fragmento de la primera temporada de Legion.

Legion es una serie creada por Noah Hawley que se emitió desde el 2017 hasta 2019. Basada en el personaje del mismo nombre concebido originalmente en 1985 por Chris Claremont y Bill Sienkiewicz para la línea de cómics New Mutants, dentro del universo X-Men, nuestro protagonista es David Haller. David pasó los últimos 6 años de su vida en un hospital psiquiátrico diagnosticado con esquizofrenia, aunque él siente a veces que puede mover las cosas con su mente. Las cosas parecen mejorar cuando se empieza a relacionar con Sydney, una nueva paciente que evita a toda costa que la toquen. Pero un incidente en el hospital y la desaparición de Sydney van a hacer que David se cuestione si realmente está loco, como todo el mundo siempre lo trató, o si existe la posibilidad de que tenga poderes.

Descrita así no más, Legion suena como otra serie de origen de superhéroes para sumar a la pila de programas basados en cómics sobre individuos con habilidades extraordinarias que tan populares se hicieron en la década de los 2010s. No obstante, desde el minuto uno queda claro que esta es una obra muy distinta a sus contemporáneas, tal vez una de las más originales del género.

La creación de Noah Hawley usa la regla de “Mostrá, no cuentes” como parte de su identidad. Es un producto visual hecho y derecho que aprovecha al máximo que su trama incluya personajes con capacidades especiales para jugar con lo que se puede mostrar y cómo. La idea de Hawley era que el espectador pudiera experimentar lo que sucede desde los ojos de David que, lejos de sufrir esquizofrenia, en realidad tiene poderes mentales incalculables. Por lo que la serie es un delirio para el ojo, llena de momentos psicodélicos, escenas musicales de lo más diversas, una estética muy particular y colorida, y tomas que son una locura. Realmente es una hermosura de ver.

El uso de colores para la narrativa es una parte esencial de la serie.

Todo lo mencionado anteriormente funciona perfectamente para potenciar los cuestionamientos filosóficos que se hace el programa: ¿Quién es bueno y quién malo, realmente? ¿Los monstruos nacen o se hacen? ¿Cualquier persona es capaz de redimirse? Y más. Nunca de manera moralista o simplista y solo brindando la información necesaria para que el televidente saque sus propias conclusiones. Todo esto complementado con grandes actuaciones y un tono que va desde la comedia hasta el terror.

Cada medio tiene sus fortalezas y sus debilidades. Los libros, la radio y la música apuntan más fuerte a la imaginación del consumidor, mientras que las películas y series son espectáculos multisensoriales. Reconocer sus debilidades es lo más acertado para poder trabajar sobre ellas y así entregar el mejor producto posible al público. Este puede ser simple, ya que no todo lo que es complejo equivale a bueno. Pero el único error que no se debería cometer es menospreciar a la audiencia, privarla de obras diferentes porque, llegado el caso, está demostrado que está dispuesta a jugar el juego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s