Cultura de la cancelación

Estás cancelado

La movilización en redes para terminar con la carrera de una persona famosa, la comúnmente llamada “cultura de la cancelación”, es moneda corriente pero rara vez tienen impacto verdadero en la realidad. Sin embargo, varios años antes se pueden encontrar casos de artistas que fueron verdaderamente cancelados, y no por las mejores razones.

Por: Anita Cattorini

Si hay algo que rápidamente se hizo característico de estos nuevos tiempos en los que vivimos es la denominada “cultura de la cancelación”. ¿Qué es? No hay definición establecida pero se dice así cuando en alguna red social, más específicamente Twitter, se denuncia a algún/a celebridad por alguna acción que sucedió o puede haber sucedido, sea en el pasado o en la actualidad, con la intención de que su carrera se acabe. Si bien no hay una fecha específica a partir de la cual se empezó a dar este fenómeno se puede rastrear a las acusaciones de abuso hechas a Kevin Spacey en el 2017, donde todos en las redes se pusieron unánimemente de acuerdo en que el actor era culpable y no debía trabajar más.

Con la explosión de movimientos como #MeToo y Time’s Up, muchas personas recurrían a Twitter para acusar a miembros del star system por su cuestionable accionar. El problema surgió cuando se empezó a “cancelar” masivamente en la red social del pajarito con motivos algo absurdos o no tan precisos (el intento reciente de cancelación de la cantante Nathy Peluso por su forma de cantar y una supuesta “apropiación cultural” es un ejemplo), al punto que decirle “cancelado/a” a alguien cuando hace/dice algo que no nos gusta se volvió una especie de chiste.

Hoy es normal que una celebridad sea tendencia en las redes por un día o dos a causa de que un grupo de personas lo/a quiere cancelar por X motivo (sea legítimo o no) para que luego todo sea olvidado y el foco pase a otro tema. Al menos respecto a occidente. ¿Por qué? Una de las posibles respuestas podría ser que se banalizó todo el asunto. Si todos/as están cancelados/as, entonces nadie está cancelado/a. Por lo tanto, se le da mucha menos atención a cada caso que surge porque ya no se lo toma en serio. “Esta generación de cristal se ofende por cada pavada” es un pensamiento bastante común.

No obstante, cuando el mundo era otro y el internet no existía, apenas estaba empezando o no tenía el nivel de masividad que tiene actualmente, hubo artistas que experimentaron en la realidad la cancelación, que fueron cancelados mucho antes que siquiera se pensara en el concepto y no porque realmente se lo merecieran.

The Dixie Chicks

El trío en 1999, de izq a der: Emily Strayer, Natalie Maines y Martie Maguire. Fuente: Rolling Stone

The Dixie Chicks (que actualmente cambiaron su nombre a The Chicks) son una banda estadounidense de country oriunda de Texas y formada por Natalie Maines, Martie Maguire y Emily Strayer. Desde finales de los ‘90 hasta principios de los 2000, el grupo había experimentado nada más que aceptación y popularidad. Para 2003, tenían el título de conjunto de country más exitoso del país, gracias a la habilidad de las integrantes de expandir los límites del género, mezclándolo con elementos de rock, blues y pop. Nada parecía poder detener al trío.

El 10 de marzo de 2003 la banda estaba tocando en un teatro de Londres, como parte de la gira Top of the world en soporte de su último disco. En ese entonces, Estados Unidos, luego del atentado de 2001 a las Torres Gemelas, estaba a punto de iniciar una guerra contra Irak. Algo que no todos los norteamericanos aprobaban. En mitad del concierto, Natalie Maines dijo: “Nosotras no queremos esta guerra, esta violencia y estamos avergonzadas que el Presidente de EE.UU (George W. Bush) sea de Texas”. El público las aplaudió. Una declaración política más de las miles hechas por artistas durante sus shows. Pero las palabras rebotan y estas llegaron hasta los medios estadounidenses, que se encargaron, sin problemas, de difundirlas.

Póster oficial de Shut up and sing, el documental de la banda sobre los ataques que sufrieron luego de las declaraciones de Maine. Fuente: Wikipedia

Rápidamente, las Chicks se convirtieron en parias en su propio país. Fans del country (que es uno de los géneros musicales más conservadores) las llamaban traidoras, varios de sus pares las repudiaban, radios de música country directamente prohibieron su música (algunos hasta pusieron tachos de basura en la puerta de la estación para que la gente tirara los CDs que tenía de ellas), perdieron sponsors, personas iban exclusivamente a sus recitales a abuchearlas y gritarles cosas, recibieron cartas con amenazas de muerte (“Canta y callate, o tu vida se va a acabar”). Si bien hubo artistas que las apoyaron (Bruce Springsteen, Madonna) el rechazo fue inmenso, al grado de que cuando sacaron su siguiente disco, tres años después, mucha gente seguía odiandolas.

La historia de las Chicks es curiosa. Aunque el tiempo le terminó dando la razón a las muchachas (para el final de su mandato, Bush era cualquier cosa menos querido), la experiencia fue traumática y en 2007 tomaron un descanso que terminó durando 14 años.

Billy Squier

Billy Squier. Fuente: NME

Tal vez uno de los casos más ridículos de verdadera “cancelación” sea el de Billy Squier. Cantante y guitarrista estadounidense, Squier la venía pegando a principios de la década del ‘80, con una seguidilla de canciones en los primeros puestos del ranking de rock y tres discos consecutivos vendiendo muy bien. Además, era considerado la personificación del género, cantando sobre la noche y las mujeres con su larga cabellera, pantalones ajustados y camisas abiertas mostrando su pecho.

En 1984, como parte de la promoción de su nuevo álbum, Sings of life, los managers de Squier decidieron que era necesario filmar un videoclip para el tema “Rock me tonite”, que estaba teniendo mucho éxito en las radios. Después de varias vueltas para elegir un director, Kenny Ortega (que si les suena el nombre es porque dirigió y coreografió las películas de High School Musical) fue seleccionado para el puesto. ¿El resultado? Un vídeo donde Squier se arrastra por el piso, revolea mucho los brazos, se tira en una cama con sábanas de seda y en un momento se pone un top rosa. Tal vez podría generar algunas risas pero no mucho más, ¿no?

Squier y el polémico top rosa

Como es bien sabido, el rock era un género lleno de estereotipos y machismo. Una vez que el videoclip de “Rock me tonite” empezó a rotar en canales como MTV y VH1, todos los que escuchaban a Squier y lo veían como un símbolo de masculinidad no podían creer que su ídolo se anduviera revolcando de manera homoerótica entre sábanas de seda color pastel y que usará una remera ¡¿ROSA?! La carrera del músico se vio dañada de manera irreparable, sus recitales, que antes eran de estadios llenos, ahora no tenían ni la mitad de público, sus discos dejaron de vender y Squier era visto como un chiste, tanto por su pares como por oyentes casuales.

Lo que le pasó al cantante, a distancia, parece sacado de una película cómica, imposible de creer. Si uno ve el video, puede encontrarlo un poco vergonzoso (la coreografía es casi inexistente y Squier no sabe qué hacer con sus brazos) pero jamás lo suficientemente grave como para acabar con la carrera de alguien. Una prueba más de que no todo tiempo pasado fue mejor.

Sinead O’Connor

Sinead O’Connor. Fuente: El País

Sinead O’Connor es una figura polémica, siempre con algo para decir sobre la religión, política o los derechos de las mujeres. Pero la primera vez que ganó controversia, cuando era una estrella en ascenso a principios de los ‘90, estaba más que justificada.

El año era 1992. La cantante irlandesa venía del enorme éxito de su segundo disco, I do not want what I haven’t got (1990), y especialmente de una de las canciones dentro del mismo, un cover de Prince de “Nothing compares 2 U” que había sido número 1 en más de 20 países. Para promocionar su nuevo álbum, O’Connor estaba como invitada musical en el programa cómico estadounidense Saturday Night Live que, como indica su nombre, sale en vivo. Cantó una versión acapella de la canción de Bob Marley “War” y ni bien terminó sacó una foto del Papa Juan Pablo II, la mostró a la cámara, la rompió en ocho pedazos y dijo: “Luchen contra el verdadero enemigo”, para sorpresa de los productores del programa, que no tenían ni idea de que la cantante iba a hacer eso, y de un país entero que estaba mirando.

Una aplanadora a punto de aplastar los discos de O’Connor

O’Connor había roto la foto del Papa en signo de protesta por los abusos infantiles que sucedían en y eran encubiertos por la Iglesia Católica. Sin embargo, la época era otra y esta institución, sobre todo Juan Pablo II, tenía a la mayor parte de la opinión pública de su lado. Casi al instante, la artista recibió rechazo de todo el mundo, hasta de Madonna (que años antes también había tenido problemas con la Iglesia). Cuando se presentó, dos semanas después del episodio, para participar en un recital tributo a Bob Dylan, se le hizo imposible cantar a causa del constante abucheo del público. Sus discos fueron tirados a la calle y pisoteados, su gira en Estados Unidos se canceló y, aunque siguió sacando música, jamás volvió a tener el mismo nivel de atención.

Recién en 2001, con la investigación llevada por el diario norteamericano Boston Globe, se comenzarían a destapar los abusos sexuales que se daban en la Iglesia Católica y recién ahí, se comenzaría a apreciar lo hecho por O’Connor como un acto de valentía. Algo tarde considerando que la carrera y la imagen pública de la cantante ya habían sido destrozadas (para saber más del caso pueden ver el video de Damian Kuc al respecto).

Es interesante ver cómo la balanza se dio vuelta en estos últimos años. Mientras que ahora se busca cancelar a la gente que tiene actitudes que ya no irían con los tiempos actuales (muchas veces viniendo de personas que se creen una especie de policía de la moral), los ejemplos mencionados muestran como no hace tanto una sociedad conservadora era la que básicamente decidía quién podía tener una carrera y quién no. ¿Sirve la cultura de la cancelación para algo? ¿Realmente tenemos la última palabra sobre alguien que no conocemos? Son preguntas que todavía quedan por verse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s