28 años de Dynamo

¡Feliz cumpleaños para Dynamo!

Tomando de excusa un nuevo aniversario del sexto álbum de Soda Stereo, un breve análisis de por qué tal vez sea el mejor trabajo del trío liderado por Gustavo Cerati.

Tapa de Dynamo. Fuente: Wikipedia

Por: Anita Cattorini

Dynamo es un caso bastante particular en la historia de la música argentina. Es difícil encontrar otro disco de una banda argentina así de importante que haya significado un volantazo tan grande en cuanto a términos sonoros. Si bien hay muchos/as artistas nacionales que han variado y experimentado con su sonido a lo largo de su carrera, la forma en que se dieron esos cambios fue más gradual. Acá, los muchachos de Soda Stereo no perdieron el tiempo y se metieron de lleno en lo desconocido.

Primero es necesario recordar que el grupo venía del boom gigantesco de Canción animal (1990), el álbum más exitoso del trío y definitivamente el más rockero en el sentido tradicional de la palabra, al punto que rápidamente se lo consideró pilar fundamental no solo del rock argentino, sino del rock en español. Habían hecho una gira enorme, que los había llevado por toda Latinoamérica, Estados Unidos y partes de Europa. De más está decir que las expectativas sobre el siguiente movimiento de la banda eran altas.

Sin embargo, los planes de los Soda eran otros, particularmente los de Gustavo Cerati. El cantante y guitarrista venía de lanzar a principio de año Colores santos (1992), su disco colaborativo con Daniel Melero y el primero por fuera del grupo. En él, Cerati había coqueteado con la música electrónica y elementos más relacionados con lo alternativo. Así que cuando llegó el momento de hacer material nuevo con la banda, sabía que quería hacer algo totalmente opuesto a Canción animal, más en la vena de Massive Attack y My Bloody Valentine. En palabras del propio Cerati: “Dynamo consistió en tomar Canción animal y destruirlo. Como si lo hubiéramos metido dentro del agua. Y, a nivel sonoro, quisimos producir eso, las canciones tenían más que ver con algo hipnótico. La idea era remixarlo, mezclarlo con algo más dance e incluir algo más trance en nuestra música”.

Fotografía para la promoción de Dynamo. Fuente: Teleshow

Así, el álbum es una mezcla de electrónica, rock alternativo y shoegazing que funciona de mil maravillas, creando un sonido muy rico, lleno de múltiples texturas (chiste totalmente intencional) cortesía de las guitarras distorsionadas, el sampler, las trompetas e instrumentos comunes de la música india como el sitar y la tabla. Y como si eso no fuera suficiente, Cerati aporta sus letras características, poéticas y tan visuales, para hablar del SIDA (“Luna roja”), escapar a la monotonía (“Toma la ruta), el comienzo de una relación (“Secuencia inicial”), las dudas que pueden surgir durante la misma (“Claroscuro”) y su fin (“Fue”).

Pero como ya vimos en otro momento, el público melómano suele tener problemas para aceptar los cambios, y cuando Dynamo salió a la venta un 26 de octubre de 1992 muchos no lo recibieron con la misma acogida que había tenido Canción animal, volviéndose una suerte de disco de culto en su momento. No obstante, hoy es visto como un álbum único e importantísimo para la escena musical nacional, considerado por varios como el mejor del trío. Cerati, por su parte, tomaría lo electrónico y lo exploraría a lo largo de toda su carrera solista, con muy buenos resultados.

Así que no pierdan el tiempo y celebren otro año más de existencia de este hermoso disco de la mejor manera posible: dandole “play” en el formato que sea y poniendo el volumen bien alto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s