Notorious RBG

LA FAMOSA JUEZA MURIÓ A LOS 87 AÑOS, AQUI RECORDAMOS UN POCO SU VIDA.

Ruth Bader Ginsburg, jueza de la Corte Suprema de Justicia murió el pasado 18 de septiembre. Su vida fue un ejemplo de lucha feminista.

Fotos: La vida de Ruth Bader Ginsburg, en imágenes | Internacional | EL PAÍS

Por: Carolina Flechas

Kiki. La disidente. La de los collares fashion en la corte. La que medía casi un metro y medio. La que se casó con Martin, su amor de la universidad. La que se sentó en la silla más importante del país.

Los medios y sus diversos artículos describen así a Ruth Bader Ginsburg, jueza de la Corte Suprema de Justicia (el tribunal más importante de Estados Unidos), quien murió la semana pasada por un cáncer pancreático que la aquejó durante mucho tiempo.

RBG luchó durante toda su carrera por la igualdad de derechos, en un país que no le permitió a su madre ir a la universidad y en un sistema que la atacó por ser mujer durante todo su camino como abogada.

Nació en 1933 en Brooklyn, hija de inmigrantes rusos que tenían una sastrería y una tienda de sombreros. Desde niña fue muy carismática — todos los perfiles y entrevistas hacen hincapié en que fue una de esas jovencitas porristas muy populares— y muy buena estudiante. Ganó una beca para estudiar derecho en Cornell y ahí conoció a Martin Ginsburg, también abogado, su esposo y mano derecha durante 56 años.

Durante toda su carrera fue conocida por luchar por la igualdad de derechos de las mujeres en un país que firmó en la primera línea de su Constitución: “We the People” (nosotros, las personas) y que en realidad dejó fuera de este ideal de país a muchos grupos. RBG eligió cuidadosamente cada uno de los casos que tuvo que litigar, seleccionó minuciosamente cada una de las palabras que pronunció y nunca habló más de la cuenta.

Su camino a la corte suprema inició en 1971, cuando Richard Nixon tuvo que hacer dos nominaciones a la Corte Suprema — recordemos que una posición en este cargo es vitalicio y que es el presidente quien selecciona a los posibles candidatos — y se dio cuenta que el voto de las mujeres iba a ser fundamental si quería ganar capital político. Sin embargo, después de una discusión pública, se decidió que las mujeres no estaban capacitadas para ocupar semejantes cargos y la nominación se cayó.

Ruth Bader Ginsburg se abraza con el presidente de Estados Unidos Barack Obama a su llegada al Congreso en Washington, el 24 de febrero de 2009.
Jim Young- Reuters

RBG trabajaba en la Unión Estadounidense para las libertades Civiles (A.C.L.U en sus siglas en inglés) haciendo el reporte para uno de los casos más famosos de la jurisprudencia estadounidense, Reed vs Reed, que resolvió la disputa entre el matrimonio Reed en el estado de Idaho. Estos iniciaron una disputa sobre quién iba a tener el poder de administrar el capital de su hijo fallecido, y la ley en ese momento especificaba claramente que “los hombres tenían prioridad sobre las mujeres”. Al final, la Corte Suprema derogó esa ley e instauró una nueva basada en la no preferencia de acuerdo al género.

RBG fue parte del equipo que ayudó a Sally Reed a ganar la disputa, y desde entonces se hizo famosa por su trabajo en pro de las mujeres. Un año después comenzó a dar clases en la universidad de Columbia. Fue la primera mujer en tener un cargo de tiempo completo. Durante esos años Ginsburg trabajó en varios casos en la Corte Suprema y todos fueron sobre discriminación.

Uno de los momentos más polémicos de su carrera fue su decisión de no tomar el caso de Jane Roe, en la famosa sentencia de Roe v Wade, que terminó despenalizando el aborto en ese país.

El famoso caso trató la demanda que interpuso Norma McCorvey, una mujer de 21 años, que al enterarse que estaba embarazada de su tercer hijo decidió abortar. McCorvey — que para propósitos del caso pasó a usar el alias Jane Roe — viajó a Dallas para poder realizarlo –  no pudo hacerlo ya que la ley de Texas era una de las más estrictas del país. Tuvo a su hijo, quien luego fue dado en adopción.

Sin embargo, conoció a las abogadas Linda Coffee y Sarah Weddington, quienes la ayudaron a demandar al Distrito Norte de Texas, representado por el abogado Harry Wade. El caso fue subiendo de instancia y terminó en la Corte Suprema de Justicia en 1973, donde se falló a favor de “Jane Roe” y se afirmó el derecho de las mujeres a decidir si abortan o no.

RBG no estuvo de acuerdo con la sentencia. No porque no apoyara los derechos reproductivos de las mujeres, sino porque la Corte falló con un argumento sobre la “vida privada de las mujeres” y no porque consideraran que la decisión de abortar o no es un derecho fundamental. Fue sumamente criticada por esto.

Después de décadas de trabajo llegó a la Corte Suprema en 1993, cuando Bill Clinton la nominó. La votación (93 contra 3) mostró que la jueza Ginsburg era apreciada por sus colegas. Era famosa por ser amiga de gente que estaba en el otro lado del espectro político. Y cuenta la anécdota que después de haber sido nominada dio un discurso en el que agradeció a su madre diciendo que su mayor deseo era “ser todo lo que ella no pudo por ser mujer”.

La Corte Suprema estaba compuesta por sólo hombres en ese momento y la llegada de Ginsburg, con sus opiniones fuertes, hizo mover los cimientos de esa corporación. Sus dictámenes eran elaboradísimos. Elegía cada una de las palabras que iba a usar cuidadosamente. Su profundo amor por la literatura se dejaba ver en todo lo que escribía y decía.

Una de sus sentencias preferidas fue la también famosa M.L.B v S.L.J.

SLJ demandó a la madre de sus hijos, MLB, en un tribunal de Mississippi para poder quedarse con la custodia de los niños. Ese tribunal falló a favor de SLJ, y cuando MLB quiso apelar se dio cuenta que las tasas eran demasiado altas y no las podía pagar. En 1996 el caso llegó a la Corte Suprema, ya que el Estado había determinado que no tenía la obligación de pagar.

La jueza Ginsburg consiguió un fallo a favor de la madre y mencionó que los Estados no podían cerrarse a tratar los derechos de maternidad o paternidad, a pesar de que los involucrados no tengan dinero.

En 2017 falló a favor de que las madres inmigrantes puedan transmitir la ciudadanía. Sus argumentos se basaron en la garantía constitucional de protección igualitaria y en sus escritos se ve reflejado como para ella la ley se había quedado atrás.

RBG falleció la semana pasada después de una larga enfermedad. Su esposo Marty había fallecido unos años antes.

El pasado jueves, 24 de septiembre, su cuerpo fue trasladado para ser velado en el Capitolio. Un honor reservado para pocos. El país está de luto. No solo por Ginsburg, sino por todo lo que representó. Su fuerza y su deseo de cambiar las cosas, su voz suave, sus collares intercambiables y su opinión siempre justa y medida.

Linda Greenhouse recuerda que una vez cuando entrevistó a la jueza Ginsburg, le preguntó si alguna vez tuvo miedo. Ella le contestó que la primera vez que habló ante la Corte Suprema casi vomita. Pero cuando comenzó a hablar no pudo parar. Sintió un “poder que la hizo seguir adelante”. Y no paró.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s