Detención domiciliaria: Álvaro Uribe

DetenciÓn domicILIARIA EN CUARENTENA: ÁLVARO URIBE

La Corte Suprema de Justicia de Colombia ordenó la detención domiciliaria del senador Álvaro Uribe mientras se lleva a cabo la investigación en donde se le imputan los cargos de manipulación de testigos, fraude y soborno.

Álvaro Uribe Vélez, senador del Centro Democrático
Alvaro Uribe. Fuente: Colprensa

Por: Carolina Flechas

El destino de Colombia ha estado atado, desde hace siglos, a las voluntades de hombres poderosos. Caudillos carismáticos, terratenientes adinerados y hasta criminales sin escrúpulos. Álvaro Uribe Vélez, actual senador de la República y ex presidente del país, es sin duda uno de los hombres que más ha influido en la historia reciente. Pocas personas han marcado el destino de Colombia — con posiciones que chocan colosalmente en el medio — como él.

El pasado 4 de agosto, la Corte Suprema de Justicia (una de las cinco cortes creadas en la Constituyente de 1991) dictó una medida de detención domiciliaria contra el senador Uribe mientras se lleva adelante la investigación que lo incrimina de delitos como manipulación de testigos, soborno y fraude. Uribe tendrá que cumplir el dictamen en su finca “El Ubérrimo”, ubicada en el norte del país.

La medida de detención no es una sentencia de ninguna manera. Todo lo contrario: se impuso teniendo en cuenta las condiciones del proceso, y la posibilidad de que Uribe influya en él. Los siguientes pasos son largos y tormentosos, y se espera que no esté resuelto antes del próximo año, ya que la Corte tiene que responder a cada uno de los argumentos.

Sin rodeos. ¿De qué va la cosa?

Álvaro Uribe Vélez fue elegido presidente de Colombia en el 2002. Momento tumultuoso y complicado en la historia del país, debido a la guerra interna contra grupos armados ilegales. Fue el sucesor de Andrés Pastrana, que falló en uno de los varios intentos de negociación para el cese de la guerra, con la guerrilla de las FARC.

El entonces presidente fue electo con una amplia mayoría y puso en marcha de inmediato una Política de Seguridad Democrática que planteaba, entre otras cosas, reforzar el papel de las fuerzas de seguridad en el territorio para combatir los grupos insurgentes. Este fue uno de los pilares de sus dos gobiernos, y si bien la percepción de la seguridad mejoró, permitió que se cometieran masacres paramilitares (grupos armados financiados por personas privadas para cuidar sus territorios) en varios municipios y los casos de falsos positivos.

Durante sus años en la cabeza del Ejecutivo, Uribe tuvo varios desacuerdos con la Corte Suprema. Sin embargo, los magistrados de ese entonces no son los mismos que dictaron la sentencia.

A declarar

Uribe va a ser juzgado por los cargos de manipulación de testigos y soborno que, de acuerdo a la evidencia (audios interceptados), fueron ejecutados por Diego Cadena — su abogado de ese momento. El senador niega haber tenido conocimiento de las actividades ilícitas de su representante legal. Sin embargo, muchos de sus detractores afirman que es imposible que éste no hubiese dado la orden, teniendo en cuenta que muchos de los sobornos se realizaron por varios millones de pesos.

El ex presidente quedó atrapado en un mecanismo que él mismo inició. Hace algunos años interpuso una denuncia contra el senador Iván Cepeda por manipulación de testimonios. La corte no continuó con ese proceso pero sí le abrió uno a Uribe.

Plotuist habló con Jacqueline Castillo,  representante legal del colectivo de Madres de Falsos Positivos de Soacha y Bogotá. Mencionó que la decisión de la corte fue bastante gratificante porque, aunque la detención no se hizo por los casos de los falsos positivos, ven en esto una puerta para que los procesos puedan seguir avanzando.

Falsos positivos: La sombra de los asesinatos selectivos reaparece ...
Jacqueline Castillo en Bogotá. Fuente: Orseta Bellani

Los expedientes judiciales de los jóvenes que fueron asesinados por el Ejército llevan 13 años en los despachos. Castillo menciona que hay casos que “ni siquiera tuvieron la primera audiencia de imputación de cargos”, por lo que hay cierta esperanza en que con el proceso de Uribe se comiencen a mover todos los procesos que fueron archivados durante todo este tiempo.

Desde el Centro Demócratico (partido oficialista) los sectores más afines a Uribe piden que se llame a una Asamblea Constituyente para poder darle reversa al proceso. Los profesores Sandra Botero y Javier Revelo plantearon en un artículo de Cerosetenta que “estas propuestas no son nuevas”, y que el partido va a “encontrar la manera de hacer réditos políticos con esta situación, en cara a las elecciones del 2022”.

En los últimos días, Jaime Granados, actual abogado del senador transmitió una carta en donde se pide que se haga público el expediente del proceso, ya que, de acuerdo a la defensa “no hay nada que esconder”.

Todavía queda un largo camino por recorrer. Varios sectores esperan que el proceso termine en la condena efectiva de Uribe, quien por ahora se encuentra en su finca, con su familia, y con la reciente noticia de que es portador asintomático de COVID-19. Por ahora, solo queda esperar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s