El culto a las celebridades

Cegados por el brillo

El “star system” o el culto a las celebridades es algo que sucede hasta el día de hoy. En muchos casos, potenciado por las redes sociales. Si bien actualmente se intenta ser más críticos respecto a los/as famosos/as, es difícil no verse obnubilado por el glamour. Por suerte, existe una serie capaz de hacer comentarios directos y crudos hacia este sistema sin fracasar en el intento.

Por: Anita Cattorini

Gente famosa. Sean cantantes, actores/actrices, poetas, deportistas, influencers, o ni siquiera se entienda muy bien cómo es que se hicieron conocidos/as, forman parte de nuestra sociedad y de lo que consumimos. Especialmente hoy en día, donde en redes sociales como Twitter o Instagram y plataformas como YouTube, se puede crear la sensación de tener una “relación más cercana” con la persona al seguir lo que hace/dice/piensa en su día a día. Es difícil definir exactamente el por qué, pero la fama y los individuos que llegan a conocerla son apreciados como si fueran de otro planeta. En algún momento de la historia, como una especie de acuerdo implícito, definimos que la raza humana se dividía en dos: la gente común, como uno, y la gente famosa, superior en alguna forma.

Si a esto le sumamos una industria del entretenimiento que fomenta este tipo de adoración, casi religiosa en algunos casos, y que se alimenta de ello, tenemos una receta para algo que puede no terminar bien. Aunque en estos últimos años, con movimientos como el Time’s Up y el  #MeToo, se ha tratado de acabar con la mirada endiosada hacia los/as famosos/as y ser más críticos hacia estos seres “especiales”, las cosas no cambiaron tanto realmente.

En mundo donde los fans club y los stans están más presentes que nunca, no es ninguna sorpresa que haya gente que sienta la necesidad de salir en defensa de sus ídolos y rasgarse las vestiduras cuando alguien tiene la osadía de tratar de ensuciar sus nombres; creyendo, con un poco de ingenuidad, que estas celebridades lo necesitan (los fandoms que no le dejan pasar una a sus ídolos también existen pero es para explorarlo en otra nota). Y a menos que todo el sistema se ponga de acuerdo para rechazar el accionar de un/a famoso/a y la industria decida soltarle la mano, es muy raro que este se quede sin trabajo, sea olvidado por la sociedad y tenga que ponerse un lavadero de autos (el fenómeno Maradona es la prueba viviente de ello).

Que se genere un sentimiento de cariño y una identificación tan intensa con las celebridades no es para nada raro, ya que es normal verse reflejado/a y proyectar sobre alguien que parece similar a uno en cuanto a personalidad pero que tuvo éxito en sus proyectos. Queremos que les vaya bien y empatizamos porque eso es lo que querríamos para nosotros. Y si tenemos a los medios y los productos culturales 24/7 reafirmando y predicando este culto a los/as famosos/as, todo cierra. Aún así, siempre hay personas dispuestas a patear el tablero.

BoJack Horseman es una serie animada creada por Raphael Bob-Waksberg y diseñada por Lisa Hanawalt que se emitió por Netflix desde 2014 hasta enero de este año. Situada en un universo donde los animales son antropomórficos y conviven con los humanos sin problemas, la historia sigue a BoJack Horseman, un caballo alcohólico que supo ser una estrella durante los ‘90 gracias a que protagonizó una sitcom familiar, no pudo mantener el éxito y desde entonces busca recuperar esa fama. Cuando le llega la chance de escribir su autobiografía, BoJack ve la oportunidad perfecta para volver a ser una celebridad relevante.

Similar a Crazy Ex-Girlfriend, esta serie juega con tus expectativas. En un principio, parece que va a ir por la ruta de comedias negras animadas, a lo Family Guy, con la particularidad de transcurrir en Hollywood, lo que hace suponer que va a haber mucho humor visual y chistes hacia el mundo de las estrellas. Algunos palitos pero nada muy crítico. Sin embargo, a medida que los capítulos avanzan, empieza a quedar claro que las verdaderas intenciones de este programa son otras.

BoJack Horseman toca una amplia variedad de temas: lidiar con trastornos como la depresión, adicciones o conductas autodestructivas; racismo, sexismo, explorar la sexualidad de uno, el comportamiento humano y, lo mejor de todo, es que lo hace de manera magistral. Como si esto fuera poco, la serie se destaca por desmenuzar el culto a las celebridades para mostrarnos que detrás de ello no hay nada menos ni nada más que seres humanos. A través de BoJack, experimentamos las dos caras de la fama, junto con el hecho de que no importa cuánto éxito y glamour se tenga, al final del día estamos hablando de personas. Personas que pueden cometer actos horribles y que muchas veces se justifican buscando algún motivo externo para no hacerse completamente responsables de los mismos.

Asimismo, diferente a la gran cantidad de productos culturales donde el antihéroe consigue realizar exitosamente su camino hacia la redención y todo le es perdonado, la serie no provee ningún tipo de respuesta directa a las típicas interrogantes ¿Qué hacer con nuestras estrellas? ¿Es posible su redención? ¿Todos la merecen? Su creador entiende que cada situación es particular, que todo es más complejo de lo que parece y que los finales con soluciones claras y sencillas son casi imposibles, por lo que le da al público las suficientes herramientas para que ellos mismos saquen sus propias conclusiones. Solo hay algo que no se pone en duda: no hacernos cargo de nuestras acciones no es una opción, nunca.

Lo que está bien visto y lo que no se encuentra en constante cambio, especialmente ahora que vivimos en la era de la hiperconectividad y nuestros puntos de vista chocan todos los días con los de otros. Productos como estos son necesarios, ya que significan avanzar un casillero más en el largo proceso que es aprender a no idealizar a las personas simplemente por su talento y que no importa qué tan habilidoso sea alguien, nadie tiene coronita como para quedar exento de nada.

Un comentario sobre “El culto a las celebridades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s