Un plan propio

un plan propio

Se presentó el nuevo Plan Nacional de Acción contra las Violencias por motivo de Género y supone un cambio de paradigma en el abordaje de las desigualdades de género. ¿Qué propone y qué falta por incorporar?

El Plan fue elaborado de manera participativa por el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad, y propone una abordaje integral de las violencias por motivo de género.

Por: Sofía Moure

La pandemia pudo haber dejado en suspenso nuestras vidas cotidianas -al menos, del modo en que las conocíamos. Pero, si algo quedó en claro durante el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), es que el hogar no es el lugar más seguro para muchas personas, sobre todo mujeres. Y que la violencia de género nunca estuvo en cuarentena.

Según el Observatorio de violencias “Ahora que sí nos ven”, durante la primera mitad del 2020 se registraron 162 femicidios y, al menos, 81 ocurrieron durante el ASPO. Esto da un promedio de un femicidio cada 27 horas. Y el 70% de estos asesinatos fueron en la casa de la víctima.

El 70% de los femicidios del 2020 sucedieron en casa de las víctímas. Fuente: Observatorio “Ahora que sí nos ven”

Es por esto que el viernes 3 de julio, en conferencia desde la residencia presidencial de Olivos, Alberto Fernández y Elizabeth Gómez Alcorta, ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, presentaron el Plan Nacional de Acción contra las Violencias por motivos de Género.

El Plan -cuya elaboración es obligatoria según lo establece la Ley 26.485/09 de Protección Integral a las Mujeres- incluye 27 medidas y 144 acciones, agrupadas en 15 ejes de acción principales. Entre ellos la creación de centros territoriales integrales, la modernización de la línea 144 y un programa de asistencia monetaria y con acompañamiento a mujeres y personas LGBTI+ en situación de riesgo. El objetivo es la prevención y asistencia -además de la protección de las personas en situaciones de violencia- frente a una problemática que, lejos de mejorar, ha ido en aumento con el paso de los años. Al respecto, otro punto fundamental es el fortalecimiento del acceso a la Justicia, otra deuda pendiente del Estado para con la sociedad.

La ministra Elizabeth Gómez Alcorta durante la presentación del nuevo Plan de Acción. Foto: Infobae

Se trata de un plan integral, que se propone abordar de manera participativa, federal, multiagencial, transversal e interseccional una problemática estructural y que requiere del compromiso de todas, todos y todes para construir una sociedad más justa, igualitaria y sin violencias contra las mujeres y personas LGBTI+”, señalaron desde el gobierno, a través de un comunicado.

Una de las novedades más importantes es que, a diferencia de los anteriores, el nuevo Plan incorpora los derechos establecidos en la Ley de Identidad de Género y plantea un cambio de paradigma en relación con el abordaje de este tipo de violencias. 

Como explicó Josefina Kelly Neila, secretaria de Políticas contra la Violencia por razones de Género, “cuando hablamos de abordaje integral y romper la lógica de la emergencia y de la mirada desde seguridad es porque, si bien los refugios, los hogares, y las medidas de protección desde sistemas y botones de pánico son importantes (y en el plan hay acciones orientadas en este sentido), “no centralizamos la política en ese eje”

“Centralizamos la política en la construcción de herramientas de autonomía, de autonomía económica, de autonomía de la libertad y construir, por supuesto, una sociedad más justa. El Estado tiene que brindar ese tipo de herramientas, tiene que estar presente con apoyos económicos”, sostuvo la funcionaria que participó de la elaboración del Plan. Y también hizo énfasis en la necesidad de un acompañamiento psicosocial a las personas en situación de violencia. “Creo que tenemos que pensar lo de la integralidad y que haya una continuidad en el abordaje de planes”, agregó Kelly.

El Plan de Acción presentado será la “hoja de ruta” durante los próximos dos años (2020-2022) en lo que respecta a lo coordinación de programas, medidas y acciones, para lo cual se destinarán 18 mil millones de pesos.

¿En qué consiste el Plan de Acción?

Tal como lo expresó Alberto Fernández, el nuevo Plan es “ambicioso”: “Y debemos ser ambiciosos si no queremos ver más cómo las mujeres sufren y mueren a manos de los violentos. No podemos mirar impávidos que las mujeres tengan peores condiciones de trabajo que los hombres”, enfatizó el presidente.

En primer lugar, se priorizan tres cuestiones fundamentales: por un lado, las violencias extremas, es decir, femicidios, travesticidios y transfemiciodios (en tanto las personas del colectivo LGTBI+ también están incluídas en la nueva programática). Por otro lado, y quizás el punto más novedoso, la autonomía económica de las personas en situación de violencia, algo muy importante ya que las mujeres y disidencias tienden a verse perjudicadxs en la distribución de riquezas -debido a la brecha salarial, el techo de cristal y la desigual división del sexual del trabajo-, razón que puede obligarlxs a permanecer junto a sus agresores. Y, finalmente, la dimensión cultural y estructural de la problemática, en tanto se entiende que el patriarcado es sistémico de la sociedad y produce -y reproduce- desigualdades

Al respecto, Gómez Alcorta sostuvo que “no hay posibilidad de abordar un problema como este sin el compromiso y la transversalización de esta mirada en todas las áreas, y a eso apuntamos en cada uno de los programas”.

Este nuevo Plan establece la creación de:

  • Programa “Acompañar”, de asistencia integral para personas en situación de violencias por motivos de género.
  • Centros de abordaje integral de las violencias por razones de género en las provincias (Centros Territoriales Integrales de políticas de género y diversidad).
  • Programa para el Apoyo Económico Urgente y la Asistencia Integral Inmediata para Familiares en casos de Femicidio, Travesticidio y Transfemicidio.
  • Programa Nacional de Prevención de las Violencias por Motivos de Género.
  • Creación del Sistema Integrado de Casos de Violencia por Motivos de Género (SICVG) para elaborar datos sistematizados e información estadística con alcance federal.

También establece:

  • Modernización de la Línea 144, además de la creación de un sistema digital para emergencias en casos de violencias por motivos de género para los gobiernos locales.
  • Impulso de la transversalización de las políticas en todos los ministerios, con un enfoque federal, a partir de la creación de una Mesa Interministerial de Abordaje Integral de la Violencias Extremas por motivos de Género.
  • Puesta en marcha de acciones a mediano y largo plazo para modificar los patrones culturales y estructurales que sostienen las desigualdades basadas en el género. Entre ellas, los programas “Potenciar Trabajo”, “Generar” y “Articular”, que apuntan a la inclusión y el apoyo integral. 
  • Fortalecimiento de los servicios de salud sexual y reproductiva en la atención integral de las personas con derecho a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE).

A diferencia del plan anterior elaborado por el Instituto Nacional de las Mujeres (INAM) -que en diciembre del 2019 estaba llegando a su fin-, el abordaje no se concentra solo en la atención de la emergencia, sino que tiene como objetivo primordial la modificación de las condiciones estructurales que afectan a las persona en situación de violencias por motivos de género.

El nuevo Plan de Acción contra las Violencias por motivos de Género involucra a 46 organismos nacionales en forma de cien compromisos de responsabilidad directa. Uno de ellos se desprende de la creación del Programa Generar, cuyo objetivo es el fortalecimiento institucional de áreas de género del sector público nacional y subnacional.

Otro punto interesante es que se elaboró a partir de un proceso participativo a través de Foros Federales presenciales y virtuales con la sociedad civil y diversas organizaciones; y de foros con actores institucionales de los tres poderes del Estado, en sus distintos niveles. Además, se puso a disposición un formulario para recibir propuestas en la página oficial del gobierno nacional. Esto permitió poner en debate todo tipo de experiencias que suceden en cada rincón del país.

El nuevo Plan hace foco en la integralidad y la interseccionalidad de las políticas, reconociendo la importancia de la autonomía del las personas en situación de violencia.

Pero eso que llaman amor…

Si bien el Plan es superador en muchos aspectos a las políticas predecesoras, hay algunos puntos que quedaron desatendidos en su programática. La agenda de cuidados, es decir, las cuestiones que se relacionan con el trabajo no remunerado, es uno de ellos.

En Argentina, las tareas domésticas y de cuidado recaen en un 76% en las mujeres, una distribución extremadamente desigual. Y a esto se le suma un acceso inestable, precario y desigual al trabajo. El resultado es la desigualdad estructural entre géneros que ya conocemos. El nuevo Plan reconoce esta situación pero -como sostuvo Florencia Losio, abogada y diplomada en Género y Derecho- “se presentan pocas acciones estratégicas referidas al acceso igualitario al trabajo, y ninguna a la agenda de cuidados”. Sobre todo, teniendo en cuenta que el contexto de ASPO “visibilizó la importancia que el cuidado adquiere para el sostenimiento de la vida” y se “puso sobre la mesa la desigual distribución de las tareas al interior de los hogares”

Ambas agendas están eminentemente emparentadas: promover el trabajo digno y su acceso en condiciones de igualdad, junto con una agenda que organice socialmente los cuidados es un desafío aún pendiente”, expresó Losio, y agregó: “Pero a diferencia de otros tiempos, hoy tenemos un nuevo Ministerio y la clara voluntad de construir políticas públicas que achiquen las brechas de género, que afiancen el tejido social y promuevan un país más justo e igualitario para las niñas, las mujeres, las lesbianas, las travestis y las trans. Para todos, para todas y para todes.”

Todxs lo presentíamos: con la creación del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, a cargo de Elizabeth Gómez Alcorta, una nueva etapa de políticas públicas con perspectiva de género se abría paso en un ámbito tradicional e históricamente dominado por hombres.

“Este Ministerio es nuevo, joven, y tiene una impronta de tener las puertas abiertas, de construirse con redes: hemos llegado a escuchar, complementarnos y aprender, señaló la ministra durante la conferencia, y agregó: “Es un Ministerio con los pies en la tierra, porque sabemos que ahí es en donde están todas las mujeres y las personas necesitando esas políticas”.

Todavía queda mucho por hacer, y la pandemia le puso puntos suspensivos a varias conquistas y proyectos. Pero el nuevo Plan Nacional de Acción contra las Violencias por motivos de Género es un paso importante para transformar el paradigma actual de violencia machista y construir una sociedad mejor para todxs.

3 comentarios sobre “Un plan propio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s