Protestas en Estados Unidos

Se mueve el bote: lo que hay que saber de las protestas en Estados Unidos

Estados Unidos continúa con las intensas jornadas de protestas y manifestaciones del movimiento Black Lives Matter. El país atraviesa un intenso momento político que se mezcla con la crisis económica, el creciente número de casos de COVID-19 y la contienda presidencial.

Protestas en Nueva York

Por: Carolina Flechas.

La mayoría de los medios narra la historia y marca el asesinato de George Floyd, un hombre de 46 años, como el inicio de las protestas. Sin embargo, esto fue solamente la punta del iceberg. Uno más grande del que hundió el Titanic, sin duda. Uno que arrastra deudas históricas y culturales de segregación y racismo en el país de la libertad.

#Blacklivesmatter (las vidas negras importan) es la consigna de las protestas y marchas a lo largo del país – que también han tenido epicentros en otras ciudades – y junto a ésta las miles de personas que asisten también llevan pancartas en las que se puede leer: “No puedo respirar”, haciendo alusión a las últimas palabras de Floyd, mientras el patrullero Derek Chauvin lo ahogaba con su rodilla.

El caso de Floyd no ha sido el único. Un par de semanas después Breonna Taylor fue asesinada en su casa luego de que la policía entrara sin avisar con una orden judicial. Eric Garner fue asesinado en 2014 por un policía que lo asfixió durante 15 segundos. Ellos no han sido los únicos. Hay al menos 70 casos registrados de violencia policial en contra de personas negras en Estados Unidos. Muchos de estos no llegaron a los medios y solamente ahora han comenzado a resurgir.

Radiografía de un país partido

El gran país del norte está dividido políticamente entre dos partidos principales: Republicanos (partido del actual presidente Donald Trump) y Demócratas, que desde la constitución del país se han configurado alrededor de valores e ideales políticos opuestos.

El New York Times ha estado realizando una amplia cobertura del movimiento #Blacklivesmatter a lo largo y ancho del país, y en uno de sus análisis afirma que Trump ha significado un “quiebre en la política racionalizada”, que en pocas palabras significa que ha logrado dividir a los partidos de acuerdo con su visión sobre temas raciales.

Estados Unidos se encamina a las elecciones presidenciales en noviembre, y los dos candidatos, el actual presidente Trump y el demócrata Joe Biden se enfrentan en uno de los momentos más críticos en la historia de país. La crisis económica, el manejo de la pandemia del COVID-19 y la altísima tasa de desempleo son algunos de los factores que van a pesar en las votaciones.

Las encuestas recientes muestran que las protestas le han dado un giro a la percepción que la opinión pública tiene sobre los temas de raza, lo que puede implicar cambios importantes en la balanza electoral. El país está sumamente polarizado y los grupos de cada uno de los lados son cada vez más homogéneos por dentro y se alejan más de aquellos que están afuera.

Las encuestas muestran que las protestas posiblemente han cambiado el rumbo de las elecciones. Los manifestantes se animan unos a otros para ir a las urnas y cambiar la política mediante acciones. Estas han cambiado la opinión pública y han hecho que el movimiento, que inició siendo cultural y social, se convirtiera en un motor político clave que va a ser determinante en noviembre.

Algunas ONG’s como Rock The Vote tuvieron más de 150 mil registros de votantes — en un país donde el voto no es obligatorio y en donde hay que registrarse para poder hacerlo —  en las dos primeras semanas de junio. Más alto que en cualquier otro periodo de este año.

Trump siendo Trump

El actual presidente ha usado las redes sociales durante este periodo para referirse a las protestas. La experta en política Charlotte Alter escribió para la revista Time que la retórica de Trump se ha encargado de perfilar a las protestas como peligrosas e ilegales.

La autora también afirma que Trump se ha encargado de difundir información sin ningún tipo de contexto, lo que puede resultar en una peligrosa cadena de desinformación.

Los saqueadores, agitadores, anarquistas y manifestantes de Seattle se rehúsan a irse de la zona “CHOP”. Tienen CERO respeto por el gobierno, el alcalde o el gobernador del Estado de Washington. No está bien.

Dentro de sus tweets se encuentran diferentes descripciones de los manifestantes y se encuentran adjetivos como: vándalos, anarquistas y comunistas.

Trump continúa usando las mismas estrategias comunicacionales que lo llevaron a la Casa Blanca en 2016: le sigue hablando a los votantes conservadores del mid-west (sector vastamente agrícola) que son quienes dentro de sus cálculos pueden llevarlo a la reelección.

Algunas preguntas por hilar

·  ¿Va a ser Biden capaz de articular todas las demandas del movimiento negro?

·  ¿Qué va a pasar con la participación de esa “mayoría silenciosa” que por ahora solo observa?

·  ¿Va a aumentar efectivamente la participación electoral? Si las protestas han cambiado tanto el panorama político ¿estas van a seguir teniendo el impulso que tienen en la actualidad?

·  ¿Cómo va a capitalizar esto Donald Trump en favor de sus intereses y los de sus votantes?

Por último, para saber que pasa por la cabeza del presidente estadounidense solo hay que seguir su cuenta de Twitter. Se pueden encontrar algunas cosas interesantes.

Tweet en el que se burla del candidato presidencial Joe Biden mencionando que tiene un coeficiente intelectual bajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s