Contenido explícito

Prince y el sticker de aviso parental en los discos

La historia de cómo, a partir de una canción, el cantante de Minneapolis causaría que se creara el famoso sticker blanco y negro que se ve en las tapas de los álbumes, con padres indignados y audiencias en el Senado de por medio.

La actual etiqueta de Parental Advisory. Fuente: Suidadme

Por: Anita Cattorini

Este mes hubiera sido el cumpleaños de Prince y no se me ocurre mejor forma para hacerle honor al siempre excéntrico príncipe púrpura de la música que hablar sobre la vez que la no sutileza del artista causaría un revuelo bastante importante, al punto de cambiar un aspecto de la difusión de discos para siempre.

Corría el año 1985. Tipper Gore, la mujer del en ese entonces senador Al Gore, decidió regalarle a su hija de 11 años Purple Rain, el más popular álbum de Prince por esa época. Nada fuera de lo normal, un regalo más entre madre e hija. Sin embargo, el horror llegó unos días después cuando Tipper escuchó a la pequeña cantar la letra de “Darling Nikki”, una de las canciones que incluía el disco, en la que hay una referencia explícita a la masturbación femenina. Indignada y preocupada por el tipo de letras a las que la juventud tenia contacto directo, Tipper actuó de inmediato y, junto a otras tres mujeres cuyos maridos poseían distintos grados de poder político, formó la Parents Music Resource Center (algo así como el Centro de Padres para Recursos Musicales) y se puso manos a la obra.

La primera versión del sticker de contenido explícito, usado en los ’80. Fuente: Wikipedia

La PMRC quería implementar un sistema de clasificación de la música parecido al que se usa en las películas (PG, PG13, R, etc.) pero la Asociación de la Industria de la Grabación de América (RIAA) se negó, sugiriendo una etiqueta de aviso de contenido explícito. Sin embargo, esta idea fue rechazada por la PMRC. La situación fue escalando y escalando hasta llegar a ser discutido en el Senado, donde el mismísimo Frank Zappa, entre otros músicos, se presentó, alegando que lo que se intentaba hacer era una censura artística, además de que temía que afectara la venta de discos. Finalmente, dos meses después, se llegó a un acuerdo, en el cual toda grabación cuyas letras pudieran considerarse no aptas para menores debían incluir una etiqueta con el siguiente aviso: “Explicit lyrics: parental advisory”.

Si bien se creyó que con esta implementación las ventas discográficas podían disminuir, la siempre juventud rebelde demostró mas interés aún por la compra de discos, ya que ahora era algo “prohibido”, especialmente con la popularización del hip hop y el gangsta rap, considerado por los mayores como peligroso y una amenaza para las nuevas generaciones. La cosa dio un giro de 180° a tal punto que el sticker se empezó a utilizar como una estrategia de marketing para generar mas ventas. Las vueltas de la vida.

Este tipo de aviso continúa hasta los tiempos de streaming que vivimos actualmente, con un cartel de “Explicit” al lado del título de la canción que incluya en su letra fuerte lenguaje, contenido violento o contenido sexual, aunque para los adultos las juventudes siempre terminen podridas y degeneradas. Y todo por un simple regalo y un tema de Prince que osó mencionar la masturbación femenina.

Un comentario sobre “Contenido explícito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s